9.5.12

LEYENDA DE PIODAO

Dos Reyes engañados por un mendigo

Esta es una historia basada en hechos reales. Las tres nobles que asesinaron a D. Inés de Castro se refugiaron en Castilla, después tales fatales hechos. El rey de Castilla, declaró que el delito cometido en Portugal no le correspondía y los acogió con honras de grandes señores y les aseguró protección. Con la muerte de su padre, D. Pedro llegó al trono y juró vengar la muerte de su querida Inés. Le propuso al rey de Castilla un pacto: cambiaban entre ellos delincuentes evadidos de la justicia. El Rey aceptó el pacto y mandó detener y entregar a D. Pedro los hombres a quienes les había garantizado su protección. Sin embargo uno de ellos, Diogo Lopes Pacheco, logró escapar de tal destino. Ayudado por un pobre mendigo, llamado García, a quien había ayudado en tiempos y su dado protección, lo advirtió del trato entre Castilla y Portugal, logró eludir a los guardias que en vano lo buscaban. Así que supo que el rey de Castilla estaba buscando a su amigo, García fue a su encuentro. Y lo que vio, después de decirle lo que estaba ocurriendo, le habló de su plan para poder escapar. Siguiendo el consejo del pobre García, el noble cambió sus fastuosos trajes por una sotana de fraile. Con la capucha en la cabeza, sería imposible reconocerlo. Y debería huir en compañía de mulas, fingiendo ser un mendigo. El noble consideró que el plan brillante, notable de tan sencillo. Antes de salir, sin embargo, coloca en manos de García, un puñado de monedas de oro, diciéndole que él sería, por supuesto, el único amigo verdadero que tenía en esta vida. Y se fue. Se dirigió hacia una ladera inaccesible a un valle aislado, donde sólo raramente aparecían pastores o fueras de la ley. Cuenta la leyenda que en ese lugar se encuentra el pueblo de Piódão y que hay quien vaya, sin conocer estas historias antiguas, y siente aún así una atmosfera llena de secretos.












La Aldea de Piodão está considerada una de las más bonitas del país, clasificada como “Aldea Histórica de Portugal“.

Situada en el centro del país, perteneciente al ayuntamiento de Arganil, en la colina de la bonita sierra de Açor.
Sus típicas casas de pizarra y loza, con ventanas en madera pintadas de azul, descienden graciosamente la colina de la sierra, formando un anfiteatro en esta pendiente de la sierra, siendo denominada por muchos de “aldea portal de belén”.
Piodão es una aldea serrana, de aspecto rural y accesos difíciles, un excelente ejemplo de cómo el ser humano se adaptó a lo largo de los siglos a los más inhóspitos lugares.
La naturaleza que la rodea está casi en estado puro, observándose por la región diversas especies de fauna y flora típicas del lugar.
La aldea se ha desarrollado desde su origen de un castro lusitano “Casal de Piodam”, hoy en días de ruinas, que habrá sabiamente aprovechado y perfeccionado la agricultura en distintos niveles.
Ya en el siglo XX el estilo de vida que durante años perduró en Piodão sufre una gran mudanza, con la emigración en masa que se hace sentir, la tierra va perdiendo fuerza.
Hoy en día Piódão renace con la fuerza turística, preservando siempre su esencia.
El propio conjunto arquitectónico y su disposición tan característica, es el mayor atributo de Piódão, destacándose también lugares de interés como la Iglesia Matriz del siglo XVII o el Nucleo Museológico del Piódão, donde están expuestos las costumbres, las tradiciones y modo de vida de estos antiguos parajes.