27.3.13

PORTUGAL EN EL BAFICI 2013

Del 10 al 21 de abril tendrá lugar en la Ciudad de Bs As la 15 edición del BAFICI (Bs As Festival Internacional de Cine Independiente).
Este año con novedades en las sedes, que incluyen la incorporación del complejo Village Recoleta Mall, con 10 salas, y el Village Caballito, con 2 salas, además de las funciones programadas en las tradicionales sedes: Sala Leopoldo Lugones, Malba Cine, Cine Cosmos UBA, Planetario y las funciones gratuitas de BAFICI al aire libre que se concretarán en el Anfiteatro de Parque Centenario.
Como todos los años es imtensa la participación de Portugal en el festival y es una oportunidad única para aquellos que quieran disfrutar del cine del país.
A continuación un resumen de las películas portuguesas, aunque hay algunas que son coproducciones con otros paises que aquí no destacamos.
Para conocer sedes y horarios donde se exiben las películas entrar a http://festivales.buenosaires.gob.ar/bafici
                                   
                                     As ondas
Director Miguel Fonseca
La costa portuguesa, un mar esplendoroso, magníficas olas, amplias y no muy concurridas playas. Dos hermanas y su relación, su dependencia, sus marcadas diferencias. Una es vital, surfea, seduce; la otra es más débil, de salud frágil, menos abierta al mundo. Este corto de Miguel Fonseca impone el paisaje, los climas, el sonido. Pero lo hace sin descuidar la narrativa: As ondas relata emociones fuertes y dolores sutiles. Los detalles más pequeños y lacerantes de una relación fraternal se enmarcan en un paisaje mostrado con una potencia notable.

Centro histórico
Directores: Aki Kaurismäki Pedro Costa Víctor Erice Manoel de Oliveira

Aunque se trate de un encargo de Guimarães 2012 Capital Europea de la Cultura, es difícil encontrar un film colectivo tan coherente y, lo que es más importante, que demuestre tanto compromiso por parte de sus directores invitados como Centro histórico. No todos los episodios alcanzan el mismo nivel, de la misma manera que tampoco todos han sido filmados en Guimarães o en su entorno, pero lo que resulta innegable es su pertinente discurso en torno a la memoria y la clase obrera (o la memoria de la clase trabajadora, se podría decir). Tras el aperitivo que constituye el episodio de Aki Kaurismäki, Pedro Costa y Víctor Erice nos ofrecen dos de las mejores películas del año. La primera, la pesadilla que para Ventura constituye todo recuerdo asociado a la Revolución de los Claveles; la segunda, una lamentación en torno al destino de los antiguos trabajadores de una importante factoría textil. Bien que el episodio de Manoel de Oliveira no se cuenta entre sus mejores películas, podemos recurrir a Gebo et l’ombre para reemplazarla

Reconversão
Director Thom Andersen
Cuando James Benning se pasó al cine digital, Thom Andersen rodó Get Out of the Car (2010) en 16mm, como un testimonio militante de que era posible todavía seguir rodando en celuloide, como lo habían hecho siempre los cineastas del underground de la Costa Este estadounidense. ¿Qué pensar entonces de esta, su siguiente película, rodada íntegramente en HD? Que no es lo que parece: rodando apenas uno o dos fotogramas por segundo, Andersen lleva el digital al terreno de la manipulación temporal, jugando con referencias cinéfilas (Muybridge, o Vertov) y enlazando su clásica exploración cinematográfica de los espacios como ecos de la política y los cambios sociales. Tomando como objeto y sujeto las obras del arquitecto portugués Eduardo Souto de Moura, Andersen ensaya el diálogo entre su trabajo y el de Souto de Moura a través del diálogo de los espacios y el tiempo. O lo que es lo mismo: la Historia

Sinais de serenidade por coisas sem sentido
Director Sandro Aguilar
Cuando hace casi un siglo Gustav Holst escribió la suite Los planetas, lo hizo convencido de la existencia de una armonía musical entre los diferentes cuerpos celestes y la Tierra, un juego tonal tan decisivo como imperceptible para el ser humano. Quizás el hecho de que Sandro Aguilar introduzca dos movimientos de esta obra en su último film sirva para arrojar alguna luz sobre un corto especialmente enigmático, incluso en el contexto de una filmografía incógnita como la suya.
Dos niños juegan en un laboratorio. Una mujer los cuida sin ocultar su desgana. La pequeña le susurra al oído: “Hace tres años ya que mi mamá murió”. Sin embargo, este y otros detalles, que nos acercan la posibilidad de un argumento, de un juego de insidias, ausencias y espacios usurpados, resultan mínimos ante el auténtico núcleo del film, esa imparable armonía de los elementos que va borrando el pequeño drama humano y anecdótico. La música de Holst crece y crece llevándonos al final, arrastrando la acción a otro lugar, un espacio insondable, pleno de serenidad; un lugar en el que el único desenlace posible y satisfactorio es la imagen de un segmento de bruma que se aleja en la noche.