13.4.14

LENDA Y RECETA DA ALDEIA DE IDANHA A VELHA

El reloj de sol

Esta es una historia divertida y que cuenta cómo puede ser difícil ponerse en contacto con personas de otras culturas. Data del tiempo las invasiones romanas y cuenta cómo nuestros Lusitanos resistieron a la imposición de los Romanos. Sin embargo, vencidas las barreras culturales acabarían por acordar que realmente había ventajas y beneficios en algunas de estas costumbres...
Quinto Lallius era un constructor de caminos y puentes, hombre hábil y despachado, competente en la organización de su trabajo y en la orientación de sus hombres. Fue enviado a la región de un pueblo que se llamaba Egitânia, a fin de construir un puente firme y sólido. Su misión inicial fue muy bien sucedida. Los habitantes de Egitania fueron serviciales y amistosos y estaban dispuestos a cooperar de inmediato en el trabajo. Los problemas empezaron cuando comenzó el trabajo.
Quinto Lallius estaba acostumbrado a un cierto ritmo de vida, cumplía lo que acordaba y no tenía paciencia para retrasos innecesarios. Pero los habitantes de Egitania vivían despreocupados con los plazos para entregar las piedras en la mañana, más seguro era que figuraran en la tarde o al día siguiente y no parecían preocuparse con los retrasos, aparecían siempre muy sonrientes, como si no pasara nada.
Dijeron que podría perder un cabrito, una oveja o una gallina, pero no el tiempo. Porque después del tiempo tiempo viene…
Casi en desespero, Quinto Lallius ofreció gallos familias y convenció a los trabajadores a levantarse temprano tan pronto como el gallo cantaba. En los primeros parecía que había resultado pero poco a poco volvió a lo que era, ya acostumbrados al canto del gallo, no se despertaban otros prefirieron cocinar el gallo, y así sucesivamente...
Pobre Quinto que estaba tan orgulloso de sus conocimientos y no encontraba ninguna solución a este problema. Hasta que su esposa vino, procedente de Roma. Y al ver el desespero de su marido sugirió que le ofreciese a los empleados, un reloj de sol y tal vez los acostumbrase a respetar las horas. Sin más preámbulos Lallius Quinto mandó tallar el reloj y el mismo que puso el espigón, cuya sombra indicaría la sucesión de horas. Mando todavía grabar en la piedra lo siguiente:
Quinto Lallius ciudadano De Mérida Augusta, ofreció de
Buena voluntad un reloj
De sol a los Egitanos


La grabación en latín, así como el puente y otras obras notables han sobrevivido al tiempo y todavía se pueden admirar en la tierra que ahora se llama Idanha-a-Velha.

RECETA DE COCINA TRADICIONAL DE IDANHA A NOVA 
(Por  Chef Mario Pereira)
BorraChões  
1,150 kg de farinha;
0,4 kg de açúcar;
0,5 l de azeite, de preferência da região;
0,5 l de aguardente e jeropiga ( metade de cada)
1 colher de chá de canela;
1 colher de chá de pó royal;
1 ovo.
 Bate-se, com uma colher de pau, o açúcar com as bebidas.
 Depois junta-se uma porção de farinha.
Mistura-se o azeite bem quente, em fio, sobre a
massa, continuando a bater.

 Em seguida, vai-se pondo o resto da farinha, misturada com o pó royal e a canela, amassando bem com as mãos até a massa ficar preparada para estender com o rolo. Estendem-se com o rolo. Corta-se com o cartel ( carrinho), em pequenos rectângulos, e colocam-se nas latas untadas de azeite. Picam-se com um garfo e barram-se com ovo batido. Levam-se ao forno de lenha bem quente ou, na falta deste, ao forno do fogão, até cozerem-