22.6.14

PALACIO CABRAL HUNTER-RESIDENCIA DEL EMBAJADOR DE PORTUGAL

La residencia del embajador de Portugal en la Argentina se encuentra ubicada en el barrio de
Palermo Chico. En estos momentos sus residentes son (desde Abril de 2014) Enrique Silveira Borges y su esposa Margarita. Miguel Ham la mandó a construir en 1921 y casi 20 años después se la vendió a Helena Cabral Hunter de Méndez, quien vivió durante casi 20 años en ella . Helena que recién había enviudado cuando compró la casa la decoró con la colección de antigüedades que creó mientras vivió en Paris con su esposo Gregorio, un importante empresario azucarero tucumano que amasó una fortuna inmensa. Cuando estaba por cumplir 80 años decidió mudarse a casa de una de sus hijas y vendió la residencia de la calle Ocampo al gobierno Portugués. La transacción se concretó en 1957 cuando era embajador Manuel de Antas d´Oliveira.   
Desde entonces, quince embajadores han vivido en esta casa.
En 1989 se le agregó un piso siguiendo el estilo arquitectónico neoclásico italiano.
El enrejado exterior es el mismo que Miguel Ham mandó a colocar cuando construyó el palacio, que está ubicado entre las que fueron residencias de Ortiz Basualdo y los Tornquist .
El terreno tiene forma irregular lo que obligó al arquitecto a situar el edificio contra una de las medianeras para lograr un jardín de mayores dimensiones.
En el palier se colocó una mayólica de azulejos que reproduce un diseño del siglo XVIII y que fue elaborado por la fábrica portuguesa Víuva Lamego en azul y blanco.




El hall de entrada está presidido por dos sillones y una mesa dorada a la hoja estilo Luís XIV . La gran pared tapizada en “vieilles miroirs” le aporta junto con la chimenea de mármol italiano, un toque cálido al ambiente.








El salón amarillo es uno de los tres living del palacio. Está decorado con dos sillones con apliques isabelinos forrados en terciopelo color manteca y un par de cómodas de estilo provenzal francés. Los espejos, en diseño colonial, datan del siglo XVIII.




El salón blanco es el lugar donde el embajador y su señora reciben cuando tiene pocos invitados. Está decorado con un gran tapiz bordado con aves exóticas, una mesa ratona laqueada de estilo oriental y dos sillones Luis XV. La alfombra es portuguesa y proviene de Arraiolos, una ciudad famosa desde el siglo XV por su técnica de elaboración.







El salón rojo está presidido por un retrato del Rey Juan VI (1767-1826) de Portugal, en cuyo reinado se reconoció la independencia de Brasil. Está decorado con dos sillones estilo Hepplewhite y una gran alfombra portuguesa traída por el actual embajador.








El comedor de la residencia está preparado para recibir hasta veinticuatro comensales . Las sillas y las mesas, estilo Biedermeier, combinan a la perfección con las tres arañas de aire colonial y obras de arte contemporáneo de artistas portugueses.








El servicio de mesa con el escudo nacional de Portugal, se hizo especialmente por la fábrica portuguesa de porcelana Vista Alegre para todas las embajadas lusitanas del mundo. Además de la vajilla, las copas y los saleros son portugueses. La cubertería es francesa y la sopera de plata pertenece a la colección de la residencia.





El Señor Embajador de Portugal y su Sra. esposa abrieron su residencia a la revista Hola Argentina de donde fueron extraídas las fotos y comentarios de esta nota. 



Agradecimiento a la Sra. Natalia Correia por el material.